Home

Es lo que ha dicho James Hohmann, un periodista de 22 años que trabaja para el Washington Post y que ha sido el invitado de una de mis clases de hoy.

Según Hohmann, lo mejor de ser periodista es la parte en la que uno busca la información. El momento en el que se habla con decenas de fuentes, se busca en el listín telefónico -ahora online- o se va de puerta en puerta. Lo peor en cambio, llega cuando toca sentarse en el escritorio con infinidad de ideas en la cabeza. Cuando a uno le gusta tanto preguntar, es difícil transmitir todo lo que se obtiene con las respuestas; es demasiado.

Hohmann cubrió el accidente de metro de Washington DC en el que este año murieron 9 personas. Fue uno de los primeros reporteros en llegar, y uno de los primeros en hablar con los testigos. Tiene carisma y sabe cómo abordar los temas difíciles. Muestra de ello es que día a día le toque entrevistar a familiares de soldados muertos en Iraq o Afganistán, víctimas de accidentes de coches y demás.

Todo lo que cuenta me lleva a intuir que aquí los periodistas no tiran tanto de agencia. Son afortunados y se les permite el lujo de investigar y obtener datos de primera mano. Cada uno de ellos cuenta la historia desde una perspectiva diferente, y el resultado es que las noticias no se parecen entre sí tanto como en España.

Quizá sea porque la mayoría de los periódicos aquí tratan asuntos muy locales. No es lo mismo obtener información de primera mano sobre un robo en el barrio que sobre las elecciones en Irán. En un caso uno puede investigar, y en el otro es casi imprescindible recurrir a las agencias. Lo cual, por una parte, no parece muy bueno para el nivel de información del ciudadano, pero sí para el nivel de formación de los periodistas.

En el mismo sentido, la educación del periodista aquí y en España no tiene nada que ver. En lo que llevo de carrera, el eje de la preparación ha sido obtener una base cultural a partir de la que saber contar historias. Aquí se dejan de bases y se centran en ganar experiencia. Quizá no sepan ni quién es Kapuscinski, pero lo saben todo sobre cómo tomar notas en una conferencia o la mejor técnica de entrevista.

La virtud está en el equilibrio, y supongo que lo mejor sería combinar la base cultural que se nos da allá con la experiencia práctica que tienen aquí, donde los periodistas llevan escribiendo desde que empezaron en el periódico del instituto. Pero, sinceramente, ahora mismo yo echo mucho de menos ese bagaje que tienen todos mis compañeros. Verme en tercero de carrera, con mucha literatura pero con poca pluma, me asusta un poco; y me entra la urgencia de empezar a practicar mañana mismo. Empiezo a preguntarme si estoy en el buen camino y si algún día llegaré. Pero como dice el póster que me compré ayer, los obstáculos son lo que ves cuando apartas la mirada de la meta.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s