Home

No sé si es la lluvia o que la rutina empieza a hacerse hueco en el día a día, pero después de volver de Nueva York la alegría y la agitación se han ido diluyendo para dejar paso a la saudade. ¿Que qué es eso? Pues según me han dicho no tiene traducción exacta. Es una palabra que me enseñaron los brasileiros para expresar que tienen morriña o tristeza por estar lejos de casa. Pero si no tuve saudade la primera semana, no pensaba que la fuera a tener al mes. Y el caso es que tengo “principio de”.

Con eso de que las clases se endurecen, los libros se acumulan y el tener que estar muy detrás de los profesores para que me echen un cable, me siento un poco fuera de lugar. Como si en clase todos tuvieran claro de qué va la cosa y yo estuviera entre mil nubes que me impiden ver con claridad. Paso la hora esperando a que termine para poder repasar en Internet o preguntar al profesor. Primero pienso “ay, qué comoda estaría en Pamplona entendiendo todo”. Y luego “¡no! Mira lo mucho que aprendes aunque cueste”. Y sí, me quedo con ese último pensamiento, pero la sensación de estar entre gases y nebulosas no me la quita nadie.

Seguir comiendo tan mal como al principio -¡quiero una tortilla de patatas de mi padre!,- estar sola de clase a la biblio y de la biblio a clase hasta que por fin llega la noche y estoy en la resi con la gente, empezar a preocuparme por coladas, limpiezas de baño, control de gastos y cosas que nunca había tenido en mi cabeza en Pamplona… Todo eso, aunque pensándolo fríamente me parezca una experiencia genial y justo lo que necesitaba, cuando se acumula… Pues da saudade.

Y en lugar de coger y escuchar las canciones más alegres que tenga voy y pongo las tristes. Y remuevo la saudade una y otra vez en lugar de dejarla en una esquinita de mi cabeza. Y pongo 5 veces seguidas vídeos de Txoria Txori y se me ponen los pelos de punta. Y tengo ganas de hablar en euskera con alguien y cojo a Laura que tiene pinta de entenderme y le hablo un rato. Y eso sí que no me esperaba. Saudade por mis padres, por la cuadrilla, por esas cosas sí. ¿Pero saudade tipo cultural-patriótica? ¡Ni de coña! Pero mira, eso pasa por decir que no. Aquí me veis, con Mikel Laboa a todas horas, como si fuera una exiliada en los 60. Pero tampoco os alarméis… Hoy es jueves y ¡empieza el fin de semana!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s